USTED ESTA AQUI: Noticias El 'efecto Trump' en la economía de Estados Unidos será limitado este año por el dólar y los tipos de interés

El 'efecto Trump' en la economía de Estados Unidos será limitado este año por el dólar y los tipos de interés

Correo electrónico Imprimir PDF

efecto

El dólar ha arrancado 2017 del mismo modo que terminó 2016, es decir, al alza. En las dos sesiones hábiles del nuevo ejercicio, el índice dólar, que pondera los seis principales cruces del billete verde con especial peso del euro, ha sumado un 1.14%.




trump

Desde que conocimos que el republicano Donald Trump se convertirá el próximo 20 de enero en el presidente de Estados Unidos, el "espíritu animal" se ha apoderado de los mercados. Esta expresión, acuñada por John Maynard Keynes, favorece indicadores como el sentimiento y confianza sobre otras referencias como los ingresos, beneficios o tipos de interés a la hora de justificar el optimismo de los inversores.


Las expectativas de que la administración Trump y un Capitolio de hegemonía republicana implantarán una agenda que favorecerá a las empresas patrias, con una rebaja del impuesto de sociedades y un mayor gasto público, sobre todo en infraestructura, ha desencadenado cierta euforia para el año que acabamos de comenzar.

"Los cambios legislativos que probablemente ocurrirán con relativa rapidez incluyen la aprobación del presupuesto federal para el resto del año así como para 2018, la derogación de la reforma sanitaria, algún tipo de reforma tributaria, tanto a nivel empresarial como individual así como cambios en las políticas comerciales", explica John E. Silvia, economista de Wells Fargo Securities. "Otros asuntos, como el gasto en infraestructura o la reforma migratoria llevarán más tiempo de lo que los mercados anticipan", señala.

Aunque algunas de estas medidas y el optimismo del mercado acaben por impulsar aún mas el gasto, algunos factores ya socavan el bautizado como el "efecto Trump". Entre ellos destaca el aumento de los tipos de interés a largo plazo, que han sumado 70 puntos básicos desde las elecciones presidenciales y que según la consultora IHS Global Insight subirán otros 30 puntos básicos más en 2017.

Esto lastrará no sólo el gasto del consumidor sino también al sector de la vivienda y las inversiones empresariales. Al mismo tiempo, la revalorización del dólar, que se ha encarecido un 4,5% más desde el pasado 8 de noviembre supondrá un obstáculo para las exportaciones especialmente si como señala IHS su ascenso se mantiene en 2017, cuando estima un repunte adicional del 3% para el billete verde.

Desde esta consultora estiman que el PIB de Estados Unidos crecerá en 2017 un 2.3% desde el 1.6% registrado el año que acabamos de dejar atrás. Una expansión que estará fomentada no por el "efecto Trump" sino por la recuperación del crudo, que toca ya máximos de los últimos 18 meses, y la corrección de inventarios.

Las previsiones varían entre los principales bancos de Wall Street pero es cierto que ninguna alcanza la cota del 3% o el 4% que el presidente electo prometió durante su campaña. En estos momentos, J.P. Morgan espera que el país crezca un 1.9% este año, Goldman un 2.25% y Wells Fargo alrededor de un 2.1%. "La expansión económica estadounidense es comparable a la de una tortuga sana, deambulando lentamente pero constante", considera David Kelly, jefe de estrategia global de J.P. Morgan Asset Management. "Hay indicios de que la tortuga puede coger algo de ritmo en 2017", añade.

A día de hoy, Goldman, Bank of America, UBS y Credit Suisse estiman que el S&P 500 terminará el año en los 2,300 puntos, sólo un 2.4% por encima de su cierre en 2016. En lo que a la Reserva Federal se refiere, casi todos los principales bancos de Wall Street estiman que Janet Yellen y los miembros del Comité Federal de Mercados Abiertos (FOMC, por sus siglas en inglés) subirá los tipos dos o tres veces este año.

 

fuente:http://www.economiahoy.mx/